POLÍTICA DE PROTECCIÓN DE LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA

La Política de Protección de la infancia y Adolescencia (PPI) de SEPAMOS plantea la aplicación de medidas para prevenir los riesgos a los que está expuesta nuestra niñez y adolescencia, tomando en cuenta a todos los actores vinculados o que de alguna manera se relacionan con ellas y ellos.

Nuestra Política de Protección tiene una visión preventiva, planteando acciones de fortalecimiento de las capacidades protectoras de los garantes relacionales de los derechos de la niñez y adolescencia, pero también cuanta con medidas concretas para enfrentar situaciones de vulneración de derechos de la niñez.

Para SEPAMOS la seguridad y protección de las niñas, niños y adolescentes  (NNA) que participan de nuestros programas y de todos aquellos que están en el entorno de nuestras actividades son prioritarias, estamos comprometidos con la defensa de sus vidas, con su desarrollo integral pleno y en caso de bulneración de sus derechos la restitución de los mismos, impulsando la denuncia en las instancias públicas correspondientes y el seguimiento hasta la conclusión del proceso.

POLÍTICA DE PROTECCIÓN DE LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA – PPI DE SEPAMOS 

Planteada para generar espacios protegidos y afectivos para niñas, niños y adolescente al interior y en el entorno de SEPAMOS, aplicando medidas de prevención de riesgos a los que está expuesta la niñez y adolescencia, basada en enfoque de derechos, con visión de equidad de género e interculturalidad.

Su aplicación involucra a todo el personal institucional, voluntarios, pasantes, patrocinadores, visitantes que estén o no vinculado contractualmente, bajo la responsabilidad de:

“Velar por el interés superior de niñas, niños y adolescentes,

tener una visión ética y compromiso con la niñez,

prestar atención a los signos y síntomas que puedan denotar la vivencia de algún tipo de violencia,

ser empáticos, asertivos, ser ejemplo de valores y actitudes positivas, respetando la vida y las ideas  de niñas, niños y adolescentes.

El equipo de trabajo se compromete a ser parte activa de la promoción de la participación de la niñez y adolescencia, aportar a la construcción de paz y armonía para formar una cultura de protección, generando entornos seguros”.

La PPI considera una serie de estrategias para velar que los recursos y talentos humanos contratados sean idóneos y comprometidos con el desarrollo integral de la niñez y adolescencia, así como con las condiciones técnicas requeridas para cada cargo.

También se consideran aspectos comunicacionales:

  • Toma y uso de fotografías, video u otros medios que involucre a niñas, niños y adolescentes, que ante todo deben tener en cuenta la dignidad y grandeza de las personas.
  • Materiales impresos, audiovisuales, juegos didácticos u otros que la institución elabore deben contener imágenes positivas, que no denigren o den lástima, o denigren o estigmaticen de ninguna manera a ningún niño, niña o adolescente.
  • Entrevistas, declaraciones u otros relacionados deben ser siempre hechas en el marco del respeto de los derechos humanos, velando por el interés superior de NNA y precautelando su integridad y seguridad.

La PPI de SEPAMOS  considera los procesos disciplinarios en caso que se presenten casos de vulneración de derechos por parte de algún miembro del equipo, así como orientaciones específicas para disminuir los riesgos a los que pudieran estar expuestos las niñas, niños y adolescentes vinculados a la institución.

La implementación de la PPI se base en las normas vigentes de protección a la niñez y adolescencia de SEPAMOS: Código de Ética y Conducta; Criterios de funcionamiento del Comité de Protección institucional.

CÓDIGO DE ÉTICA Y CONDUCTA

Aprobada por la Asamblea de Asociados y Directorio, establece un marco de conducta profesional y de responsabilidades en SEPAMOS, asegurando espacios seguros y protegidos para niñas, niños y adolescentes que participan de nuestros programas, velando en todo momento por su interés superior.

El equipo técnico de colaboradores/as, administrativo, directivo y voluntariado deberá desempeñar sus funciones con dignidad, con el mayor compromiso y responsabilidad que exige la función social de proteger a la niñez y adolescencia y velar por el cumplimiento y realización de los Derechos Humanos y el aporte a la restitución de derechos vulnerados.

El equipo de colaboradores y colaboradoras de SEPAMOS asume el compromiso de mostrar actitudes y actuar en todo momento con respeto, dignidad, rectitud, honestidad, optando siempre por la acción correcta y cumpliendo con todos los puntos estipulados en el código de ética y conducta:

  • Atender a la población beneficiaría con el mayor respeto y velando siempre el interés superior de la niña, niño y adolescente.
  • Cumplir las funciones que les son asignadas con la mayor responsabilidad y entrega, aportando en el logro de los objetivos institucionales y de los objetivos del proyecto o programa en el que colaboran.
  • Denunciar inmediatamente cualquier caso de maltrato o vejación de la dignidad e integridad de una niña, niño o adolescente, que se constituye en un compromiso moral y ético de colaboradores y colaboradoras de cualquier nivel de la institución.
  • El personal de todos los niveles se compromete a estar alerta y denunciar cualquier acción delictiva o atentatoria de las normas vigentes y la no observancia del código de ética, hacerlo con el debido conocimiento de caso, prudencia y en el marco de respeto.
  • Comprometiéndose a conducirse con objetividad, imparcialidad, transparencia, respeto tanto en las relaciones internas como externas.

CRITERIOS DE FUNCIONAMIENTO DEL COMITÉ DE PROTECCIÓN DE LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA

Creado para asegurar un ambiente seguro y protegido para niñas, niños y adolescentes que participan en los programas que implementa SEPAMOS.

Sus objetivos y funciones son:

  • Fomentar una cultura de protección
  • Resolver casos de vulneración de derechos de la niñez y adolescencia
  • Apoyar procesos de formación o capacitación al personal en temas de protección integral.

Su labor alcanza las siguientes áreas:

  • Consultivo (delibera y saca resoluciones, que no son vinculantes a la Administración institucional)
  • Asesoría (miembros del comité preparados para dar asesoría al personal en temas de protección),
  • Vigilancia (es el principal control social dentro de la institución)
  • Influencia (para el desarrollo de una cultura de protección).

Ruta de gestión de casos del Comité de Protección